23 sept. 2012

¡Aloha!

A lo largo de mayo, la varicela nos hizo una larga visita. Para darle más emoción a la cosa, no nos atacó a todos de golpe, sino que prefirió hacer como los malos de las pelis de kárate, y esperar turno para el ataque, así que, con intervalos semanales, zas, iban los niños cayendo de uno en uno. Nuestra niñita aguardaba con impaciencia a que le tocase, porque sólo había reparado en la parte interesante de la historia: todos miman al enfermo que, además, no va al cole. Pero cuando le tocó su turno y tuvo que quedarse recluida en casa nueve días, coincidiendo con la puesta en marcha de la piscina... bueno, ahí sí que dejó de verle la cosa positiva a la enfermedad. 
Durante aquellos días de aburrimiento, planeamos en casa y para hacer más llevadera la varicela, una fiesta hawaiana con sus amigas en la piscina. Hicimos las invitaciones para repartir el día que volviese al cole, y estuvimos mucho tiempo hablando acerca del disfraz y del menú (pizza hawaiana, por supuesto), e incluso llegamos a ensayar algún que otro baile local. Cuando llegó el gran día, la hawaiana mayor no cabía en sí de gozo. Habíamos preparado disfraces para ella y cinco amigas, y al salir del cole nos fuimos directamente a su fiesta. 
Por supuesto que intentamos hacerle alguna que otra foto a tan colorido grupo, especialmente para obsequiar a sus madres después con ellas, pero -¡oh valientes fotógrafos del National Geographic!- he descubierto que pocas cosas hay más difíciles que fotografiar a un grupo de hawaianas de cinco y seis años inaugurando temporada de baños y con las vacaciones de verano a la vuelta de la esquina. Por eso, y porque salieron dos fotos que parecían dos estelas de colores nos llevamos el modelito aloha a la playa para intentar sacarle partido por aquellos lares.
Y voilà el resultado. Las fotos, como acostumbramos, de Hermana Menor, que se está haciendo toda una experta en gente menuda. ¡Y con surfero con tabla y todo! 
Feliz domingo.

Aloha killer


Hawaiana


Surfer boy

Primos

2 comentarios:

  1. ai por Dios qué bonitas!!! me encantan ojalá tengáis alguna de las niñas!! me haría muchísima ilusión! Belén (mamá de Isabel!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Belén, pero ¡qué va, fue imposible! Demasiadas locas corriendo en una maraña de flores y flecos verdes. Pero no es problema: las volvemos a juntar, repetimos la fiesta, y ya está. Y ellas tan contentas.

      Eliminar

Twitter Update